Fotografía realizada por Gon Granja

C O N O C I E N D O  E L   B A R R I O

En este tiempo – destiempo (así viví el tiempo en cuarentena) lo único que tuve bastante en claro fue priorizar mis condiciones de bienestar.

Con ese propósito reafirmé más que nunca el vivir/ estar/ transitar por espacios naturales y ligado a ello,  identificar nuestro origen como seres livianos, despojados, creadores y sobretodo simples.

Dentro de las condiciones de bienestar también integré los vínculos y eso me ha llevado a mudarme a Alta Gracia con Gon, persona que siempre quiero tener cerca, motivador e inspirador de todos los días.

Al mudarme a un lugar cerca pero nuevo, todo fue motivo de descubrimiento. Empecé a poner la energía que me provocaba el caos del no movimiento, en mirar la cotidaneidad con ojos de asombro.

Y fue todo una sorpresa porque es muy variado todo lo que podes llegar a encontrar en esta partecita de Córdoba.  De esta manera, se me ocurrió contarles los lugares que fueron parte de mi día a día (y que no tenía tan presente) para el que quiera hacer una escapada corta y disfrutar de la abundancia natural en la que vivimos.

1. Alta Gracia

Más allá de todo lo cultural que tiene esta ciudad, Alta Gracia es un lugar que sorprende porque tiene muchos rincones ocultos para descubrir : arroyo, senderos, miradores, lugares en altura para ver atardeceres, circuitos de bici, etc.
Es muy fácil realizar escapadas de apenas unas horitas y perderte en sus senderos frondosos.

Algunos de los que más me gusto:

  • Camino del “auto quemado”
  • Camino del mirador
  • Senderos cerca de la entrada de Potrerillo Larreta, siguiendo la única calle que pasa por la entrada, están marcados.
  • Senderos alrededor del primer paredon.

 Mirador cerca de Potrerillo de Larreta

Sendero por un bosquecito cerca de La Gruta

2. Observatorio Bosque Alegre

Este lugar es de esos que son amor a primera vista. Desde que lo conocí se ha convertido en el  espacio  perfecto para dejar volar la mente, inspirarte y ver atardeceres.

En la ruta que va hacia el Observatorio podes encontrar algunos miradores con vista a las sierras y a la ciudad de Córdoba desde lejos.  Confieso que ha sido uno de mis lugares preferidos para cenar en el verano.

Durante este tiempo, pude hacer algo que no había hecho antes: ¡mirar desde allí la luna llena!.

Fue un momento totalmente único. La luna dió su aparición enorme por el horizonte: roja, enorme, impactante.

Me olvidé por completo que estaba haciendo allí. Me hipnotizó.

 Fotografía realizada por Gon Granja

3. Cantera camino a La Paisanita

Hay una cantera abandonada a diez minutos de Alta Gracia camino a La Paisanita, lo cual es maravilloso tener un lugar para aprender a escalar tan cerca.
Empezamos hace unos meses y fue una gran motivación y desafío poner nuestra energía en este deporte.
 
Me encanta conectar desde otro lado con la montaña. Sentir la roca y aprender a estar lo más liviana posible para treparla, para que seamos una.

Este deporte me enseña mucho. Me trabaja el ego, ya que algunas veces sale y otras no, pero hay que dejarlo ser, soltarlo y disfrutarlo.

Me conecta con escuchar mi cuerpo, con la constancia y perseverancia que hay que tener en todas las disciplinas. Me trabaja el miedo. Me enseña a estar totalmente presente y trasladar este aprendizaje a la vida diaria.

Así que para los que quieran aprender: ¡sepan que hay unas rocas para practicar muy cerquita!

4. San Clemente

Este lugar se caracteriza fundamentalmente por su río.  Si llegas a ir en verano podes refrescarte y nadar y si vas en otra estación probablemente este más desolado convirtiéndose en un ¡total paraíso!.

Accedes por una breve caminata rodeado de un bosquecito (que particularmente para mí los bosques le dan siempre esa arista más que especial al lugar).

Después del bosque, encontras el río y su alrededor para sentarte a contemplar.

¡Tuve la suerte que estaba espejado!.

5. El Curupi

Camino a La Paisanita encontras varios lugares soñados para el verano como La Isla y El Curupi.
El Curupi sólo se puede acceder con 4×4, bici o moto por lo que muy poca gente lo visita.
El lugar tiene unas ollas para bañarte y se encuentra como “encajonado” entre los cerros lo que te da la sensación de estar totalmente aislado.
¡Un verdadero paraíso serrano!

6. Cerro Chato

¡Conocí por primera vez el Cerro Chato!. Un sendero de 25 km aproximadamente ida y vuelta de baja dificultad. Se sintió muy bien volver a caminar algunos kilómetros después de la cuarentena.

Desde el Cerro se puede alcanzar a ver el Dique Los Molinos. Nosotros nos quedamos a contemplar el atardecer y bajamos con frontales cuando ya anocheció.

Vista desde la cima del Cerro Chato

Siendo lo único constante el cambio y sea cual sea las condiciones de bienestar de cada uno, agradezco que este tiempo nos haya acercado a poner aún más la atención (y los sentidos) en todo el entorno que nos rodea 🙂 .

¿CONOCES A ALGUIEN QUE QUIERA DESCUBRIR CÓRDOBA? ¡ COMPARTÍ LA INFO !

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

OTROS ARTÍCULOS

¡Sigamos en contacto!

Deja tu correo para recibir novedades